El coche circulaba tranquilo por la carretera vecina al río. La muchacha lo conducía igual que si ese fuera su único cometido en la vida, apenas presionando el volante en las revueltas, tocando suavemente los pedales mientras movía el cuerpo al sonido de la música de Police, Every move you make, I'll be watching you... Tan guapa, con su largo pelo oscuro agitándose en el aire arremolinado entre las ventanillas abiertas y el vestido lleno de flores, igual que las cortinas de cretona en el salón de una vieja dama inglesa. Vista así, parecía una chica feliz...

21 dic. 2009

Oh blanca Navidad

Curioso, eso de pedir el aguinaldo. No sé si alguna vez habéis intentado practicar tan navideña actividad en España, pero resulta realmente complicado conseguir un mísero euro -bueno, la última vez que servidora lo intentó aún pagábamos en pesetas, es obvio que no tuve mucho éxito como para querer repetir la experiencia-. O no te abren la puerta aunque tú sabes que están ahí, observándote, o te la cierran en las narices. Con lo bonito que queda en las películas americanas cuando el prota abre la puerta y un pequeño coro de niños –o no tan niños, según se dé- bajo la nieve le deleita con un «We wish you a Merry Christmas» y, de repente, se le pasa la mala leche y empieza a renacer en él el espíritu navideño y vuelve a creer en Papá Noel -suena mucho mejor que Santa Claus-. Y luego, imagino, aunque eso nunca sale en la peli, les da unas monedillas. Pero eso en España no se lleva. Nuestros niños -o, repito, los no tan niños- son más de petarditos de esos que te hacen saltar en medio de la calle y acordarte de toda su familia, y se vuelven locos gastando bromas pesadas el Día de los Santos Inocentes.
Eso sí, si hay algo que en España se canta bien y, además, da dinero seguro, es el 'Gordo' de la Lotería de Navidad. Los niños del colegio madrileño de San Ildefonso llevan más de doscientos años repartiendo suerte con sus voces. Durante dos meses, los alumnos elegidos -este año, 22 niñas y 12 niños- para poner voz a los millones repartidos por la Lotería Nacional se entrenan para leer rápida y claramente los números, no sea que pronuncien mal y tú ya te veas ganador. Ya ves, en este país a nuestros niños no les va el aguinaldo, pero alguno puede cantarte un sueño hecho realidad. Cosas de España.

3 comentarios:

  1. Yo debo de ser de los niños raros...de pequeño recuerdo haberlo hecho alguna vez y llevarme buenas cantidades, seria por mi encanto porque si es por mi voz...También recuerdo que mi primo de Zaragoza me miró con cara de susto el día que le propuse ir casa por casa cantando villancicos..
    Una pena que ese espíritu navideño se vaya perdiendo poco a poco...hasta que nuevos niños invaden tu vida y renace ese sentimiento, como en los americanos en pleno aguinaldo.
    Saludos y mi mas sincera enhorabuena por este blog de reflexiones.

    Aitor RT

    ResponderEliminar
  2. Siempre ha salido mas rentable pedir a Papa Noel.....

    ResponderEliminar
  3. En la puerta de mi casa voy a poner un petardo
    pa' reirme del que venga a pedir el aguinaldo...
    Arre borriquito, arre burro arre, anda más deprisa que llegamos tarde...

    La compañera Marta
    (Me gusta tu blog. Cuando vas a dedicar una entrada Furundarena? jajaja)

    ResponderEliminar

¡Sígueme aquí!

Derechos y tal...