El coche circulaba tranquilo por la carretera vecina al río. La muchacha lo conducía igual que si ese fuera su único cometido en la vida, apenas presionando el volante en las revueltas, tocando suavemente los pedales mientras movía el cuerpo al sonido de la música de Police, Every move you make, I'll be watching you... Tan guapa, con su largo pelo oscuro agitándose en el aire arremolinado entre las ventanillas abiertas y el vestido lleno de flores, igual que las cortinas de cretona en el salón de una vieja dama inglesa. Vista así, parecía una chica feliz...

26 ene. 2010

¡Asssúcarrrrr!

Aquel 30 de diciembre de 1939 en La Habana se bailaba mientras Europa se resquebrajaba con la II Guerra Mundial. Nacía el cabaret Tropicana, conocido como 'el paraíso bajo las estrellas', que, con el tiempo, se convertiría en el night club más famoso de toda América. Ron, ritmo y sabor se dan cita desde entonces entre las cuatro paredes de este local que se sirve de la vegetación de sus alrededores para darle más espectacularidad a sus números musicales y que tiene entre sus filas, según dicen, a lo mejor de las mujeres mulatas del mundo. Por sus escenarios han pasado los más grandes de la música cubana: Celia Cruz, Benny Moré, Rosita Fornés y un largo etcétera. No hay mejor sitio en La Habana para disfrutar de la música y el folklore cubanos: 200.000 turistas al año dan buena muestra de ello.
En Cuba uno puede relajarse en las cristalinas aguas de Varadero, contemplar los restos semisumergidos de la flota del Almirante Cervera que recuerdan la Guerra hispano-cubana de 1898 en Santiago, perderse por las calles de Trinidad y pasear entre los rincones más bellos -y hay unos cuantos: el Malecón, la Plaza de la Revolución y La Rampa, por citar algunos- de la siempre en movimiento Ciudad de la Habana. Y, después de todo eso, lo mejor es hacer una parada en Tropicana y dejarse llevar por el más puro son cubano.



Fuentes: El Universal, Web de Tropicana

18 ene. 2010

Sin salir de casa

Marshall McLuhan, prestigioso teórico de la comunicación del siglo pasado, decía que en la llamada 'era de la información' -en la que nos encontramos inmersos actualmente- podemos estar sentados en nuestro sofá y, mientras nuestro cuerpo deja su huella en los cojines, nuestra mente puede estar a la vez en tres sitios diferentes o en diez o en veinte, incluso puede que en cincuenta. Así que acomódate y disfruta...

NUEVA YORK



COPENHAGUE



MADRID

12 ene. 2010

¡Mira, mira! (III)

Este es uno de esos videoclips que al verlo uno no sabe si pararse a tararear la canción o irse corriendo a una agencia de viajes a comprar un billete con destino algún paradisíaco rincón del mundo como el que pone fondo a esta auténtica oda al buen rollo que es el éxito I'm yours del cantautor estadounidense Jason Mraz.

7 ene. 2010

El Xacobeo más clásico

Esta noche se inicia en el Teatro Principal de Santiago de Compostela el festival Xacobeo Classics, organizado por la Consellería de Cultura de Galicia, de la mano de la mezzosoprano estadounidense Vivica Genaux. Esta será la primera de más de cuarenta actuaciones que recorrerán a lo largo de todo este año 2010 los principales puntos de la geografía gallega.
Son seis los ciclos en los que se divide el festival: Grandes orquestas, en el que destaca la actuación de la británica Royal Philharmonic Orchestra, dirigida por Charles Dutoit; Grandes Solitas, que cuenta como plato fuerte con el espectáculo de la violinista Anne-Shopie Mutter; Grandes Voces, del que forma parte Genaux y en el que participa también la soprano italiana Cecilia Bartoli; Made in Galicia, con un 50% de música religiosa, incluido el Réquiem de Verdi, que será interpretado por la Orquesta Sinfónica de Galicia y el Orfeón Donostiarra y en el que actuarán como solistas Ainhoa Arteta, Giaccomo Prestia, Dolora Zajick y Stuart Neill; Ópera, en el que se interpretarán Parsifal, de Wagner, y Guillaume Tell, de Rossini, entre otras obras; y el ciclo En Xira, que acercará a diversas poblaciones gallegas Os ointenta de Groba con la Orquesta de Cámara Gallega dirigida por Rogelio Groba.
En palabras de Roberto Varela, consejero de Cultura gallego, el festival es una selección «exquisita» de recitales, conciertos y óperas que, esperan, convierta a Galicia en la capital mundial de la música clásica y suponga un «estímulo cultural para los gallegos y un atractivo más para nuestros visitantes».



Alguna de estas actuaciones sería un buen colofón para el Camino de Santiago, uno de los tres grandes centros de peregrinación del mundo cristiano -formado por una extensa red de 32 itinerarios que superan los 11000 kilómetros de extensión- por el que cada año pasan miles y miles de personas y que tiene en Santiago de Compostela su punto final. Así ocurre desde el año 813, cuando, durante el reinado de Alfonso II, un eremita llamado Pelayo encontró un enterramiento en el que, según determinó el obispo de Iria Flavia –patria chica del escritor Camilo José Cela-, se encontraban los restos del Apóstol Santiago.
Después de besar el pie a la figura del Apóstol que se alza en el altar mayor de la catedral de Santiago –que tiene elementos románicos, góticos, barrocos, platerescos y neoclásicos-, lo mejor es despojarse de la mochila y el dolor de pies y tomarse un buen ribeiro en barril de taza (el denominado vino turbio que pasa por el gaznate como el agua) en la taberna O Gato Negro –Rúa de la Riaña- para después deleitarse con un poco de buena música en honor de Santiago. Y, si quedan fueras, echar algún baile. ¿Por qué no?

5 ene. 2010

¡Mira, mira! (II)

Si en 2009 hubo una canción del verano, esa fue, sin duda, Summercat, de los suecos Billie The Vision & The Dancers. El 'tonight' se nos metió en el cerebro sin remedio después de que la firma de cerveza española Estrella Damm decidiera utilizar la canción como banda sonora para su spot veraniego. Playa, amigos, chicas guapas y buen rollo. El anuncio parecía publicitar más la maravillosa isla de Formentera, donde fue rodado, que la cerveza -que, por otra parte, ya viene incluida en el lote 'vacaciones de verano'-. El caso es que al ver el spot era inevitable que te entrasen ganas de largarte a Formentera unos días -o unas semanas- y al escuchar ahora la cancioncita a todos nos viene a la mente la añorada época estival. ¡Y ya podía volver sólo con darle un traguito a una Damm! Ya se sabe: lo bueno nunca acaba si hay algo que te lo recuerde...

4 ene. 2010

Turín, esa gran desconocida (II)

Si caminas siguiendo la orilla del Po te toparás con el Parco Valentino, uno de los rincones más bellos de Turín. En él podrás disfrutar del Borgo Medieval -construido en 1884, reproduce fielmente los edificios piamonteses del siglo XV- y del Castillo del Valentino, que actualmente acoge la escuela de Arquitectura.
Muchos conocerán Turín gracias a su equipo de fútbol, la Juventus, habitual en las grandes competiciones europeas. Sin embargo, el equipo liderado por Il Capitano de la selección italiana, Alessandro del Piero, no es el único de la ciudad y, de hecho, entre sus habitantes es mucho más querido el otro, el Torino. En los años cuarenta era considerado el mejor equipo del mundo: reinaba en Italia (cinco ligas consecutivas dan fe de ello) y vencía en casi todos los encuentros internacionales amistosos que disputaba -en aquellos años aún no existían las competiciones europeas-. Incluso el 11 de mayo de 1948 diez futbolistas del Torino formaron parte del once inicial de la selección italiana que derrotó a la potente Hungría sin apenas despeinarse. El equipo parecía imbatible, pero el 4 de mayo de 1949 se convirtió en leyenda para siempre: el avión en el que el equipo regresaba tras jugar un partido en Lisboa se estrelló contra los muros de la Basílica de Superga de Turín, que con su amarillo sol corona la ciudad desde lo alto de la colina.


Las treinta personas que viajaban en el avión murieron en el acto. Desde entonces, Superga se ha convertido en lugar de peregrinación para los aficionados del Torino -que no es siquiera un fastasma de lo que un día fue- y para todo aquel que visite la ciudad.
Entre los personajes ilustres nacidos en la capital del Piamonte, tenemos a Alessandro Martini –sí, sí, el del vermú-; la flamante primera dama francesa, Carla Bruni, o el cantante Umberto Tozzi, aunque hay muchos más. Eso sí, dos destacan por encima de todos los demás: Víctor Manuel II, el primer rey de Italia -de la Italia unificada, quiero decir-, y Camilo Benso, el conde de Cavour. Sí, a estos dos -junto a Giuseppe Garibaldi-, les debemos ese curioso país con forma de bota.
Aunque si uno pregunta a los jóvenes -y no tan jóvenes- de la ciudad por un turinés ilustre, seguro que muchos nombran a Boosta, Ninja, Bass Vicio, C.Max y Samuel. A esos nombres responden los cinco componentes de la banda de rock Subsonica. Este grupo turinés lleva casi catorce años haciendo las delicias de los italianos con su mezcla de pop, rock y música electrónica con unas letras cargadas de denuncia social y reivindicaciones. Seis álbumes de estudio, un éxito rotundo en el Festival de San Remo de 2000 y fans que se cuentan por miles atestiguan que son uno de los máximos exponentes del rock italiano. Sígueles la pista.



Hay algo más que no se puede olvidar de Turín: ese maravilloso placer para el paladar que son los gianduiotti, unas pequeñas chocolatinas elaboradas a partir de avellana, azúcar y, cómo no, cacao. Para chuparse los dedos.
Turín sabe a chocolate y Martini, a panettone, pasta y pizza, a cine, historia y también a buena música. Tiene razón el bueno de Giuseppe: Turín no es una ciudad como cualquier otra.


Fotografía: Iris M. Vázquez

¡Sígueme aquí!

Derechos y tal...