El coche circulaba tranquilo por la carretera vecina al río. La muchacha lo conducía igual que si ese fuera su único cometido en la vida, apenas presionando el volante en las revueltas, tocando suavemente los pedales mientras movía el cuerpo al sonido de la música de Police, Every move you make, I'll be watching you... Tan guapa, con su largo pelo oscuro agitándose en el aire arremolinado entre las ventanillas abiertas y el vestido lleno de flores, igual que las cortinas de cretona en el salón de una vieja dama inglesa. Vista así, parecía una chica feliz...

4 ene. 2010

Turín, esa gran desconocida (II)

Si caminas siguiendo la orilla del Po te toparás con el Parco Valentino, uno de los rincones más bellos de Turín. En él podrás disfrutar del Borgo Medieval -construido en 1884, reproduce fielmente los edificios piamonteses del siglo XV- y del Castillo del Valentino, que actualmente acoge la escuela de Arquitectura.
Muchos conocerán Turín gracias a su equipo de fútbol, la Juventus, habitual en las grandes competiciones europeas. Sin embargo, el equipo liderado por Il Capitano de la selección italiana, Alessandro del Piero, no es el único de la ciudad y, de hecho, entre sus habitantes es mucho más querido el otro, el Torino. En los años cuarenta era considerado el mejor equipo del mundo: reinaba en Italia (cinco ligas consecutivas dan fe de ello) y vencía en casi todos los encuentros internacionales amistosos que disputaba -en aquellos años aún no existían las competiciones europeas-. Incluso el 11 de mayo de 1948 diez futbolistas del Torino formaron parte del once inicial de la selección italiana que derrotó a la potente Hungría sin apenas despeinarse. El equipo parecía imbatible, pero el 4 de mayo de 1949 se convirtió en leyenda para siempre: el avión en el que el equipo regresaba tras jugar un partido en Lisboa se estrelló contra los muros de la Basílica de Superga de Turín, que con su amarillo sol corona la ciudad desde lo alto de la colina.


Las treinta personas que viajaban en el avión murieron en el acto. Desde entonces, Superga se ha convertido en lugar de peregrinación para los aficionados del Torino -que no es siquiera un fastasma de lo que un día fue- y para todo aquel que visite la ciudad.
Entre los personajes ilustres nacidos en la capital del Piamonte, tenemos a Alessandro Martini –sí, sí, el del vermú-; la flamante primera dama francesa, Carla Bruni, o el cantante Umberto Tozzi, aunque hay muchos más. Eso sí, dos destacan por encima de todos los demás: Víctor Manuel II, el primer rey de Italia -de la Italia unificada, quiero decir-, y Camilo Benso, el conde de Cavour. Sí, a estos dos -junto a Giuseppe Garibaldi-, les debemos ese curioso país con forma de bota.
Aunque si uno pregunta a los jóvenes -y no tan jóvenes- de la ciudad por un turinés ilustre, seguro que muchos nombran a Boosta, Ninja, Bass Vicio, C.Max y Samuel. A esos nombres responden los cinco componentes de la banda de rock Subsonica. Este grupo turinés lleva casi catorce años haciendo las delicias de los italianos con su mezcla de pop, rock y música electrónica con unas letras cargadas de denuncia social y reivindicaciones. Seis álbumes de estudio, un éxito rotundo en el Festival de San Remo de 2000 y fans que se cuentan por miles atestiguan que son uno de los máximos exponentes del rock italiano. Sígueles la pista.



Hay algo más que no se puede olvidar de Turín: ese maravilloso placer para el paladar que son los gianduiotti, unas pequeñas chocolatinas elaboradas a partir de avellana, azúcar y, cómo no, cacao. Para chuparse los dedos.
Turín sabe a chocolate y Martini, a panettone, pasta y pizza, a cine, historia y también a buena música. Tiene razón el bueno de Giuseppe: Turín no es una ciudad como cualquier otra.


Fotografía: Iris M. Vázquez

6 comentarios:

  1. Con todo lo que cuentas de la ciudad, en cuanto pueda iré a visitarla!!!
    MaRíA (from Alicante)

    ResponderEliminar
  2. TORINO!!!! Qué casualidad, yo hice erasmus en esa ciudad... Maravillosa pero sí, como bien dices, la gran desconocida. Subsonica, jeje que grandes.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. anda, anda, a ver si vamos a haber coincidido por la bella Turín y no nos hemos enterado... buen Erasmus me pasé yo allí también... :)

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito Turín,pero te has olvidado hablar de Pietro Mica.... ejej

    Hugo

    ResponderEliminar
  5. ¡¡hombre!! el gran Prieto Mari... digo, ¡Micca' jaja qué buenos momentos pasamos por allí ainsss morriña... :'(

    ResponderEliminar
  6. Italia en sí es una gran desconocida y dentro de ella hay ciudades como Turín que sorprenden y aportan mucho más de lo que a primera vista te puedes esperar.
    Lo malo (o bueno,según se mire) es que la Italia que se vende es la de los canales de Venezia,la inmensidad de Roma o el paisajismo de Florencia. No seré yo quien ponga en duda la monumentalidad de estas ciudades,pero resulta mucho más interesante adentrarse en Lecce,Perugia,Palermo,Turín,Nápoles o Génova para descubrir esa "otra Italia" alejada del turismo masificado.
    Pero bueno,no quiero adelantar lo que será una de las próximas entradas de mi blog :-)

    Saludos

    ResponderEliminar

¡Sígueme aquí!

Derechos y tal...